En un bar musical en Gracia (Barcelona) hay una bebida que no debe faltar por ser una de las preferidas de los clientes y porque tiene una larga tradición: el whisky.

Esta bebida alcohólica se obtiene de la destilación de malta fermentada, que proviene de cereales como el trigo, el centeno, la cebada o el maíz. Posteriormente, se envejece en barricas de roble, preferentemente roble blanco. Tiene una graduación de entre el 40 % y el 62 %.

El whisky que se sirve actualmente en cualquier bar musical en Gracia (Barcelona) se cree que tuvo su origen en China en el siglo XIII, pensado como remedio para la peste bubónica. De todas maneras, hay restos arqueológicos que muestran que los egipcios ya conocían el proceso de destilado que se usa para su producción.

La cultura celta ya destilaba cebada y centeno y denominaba el brebaje que obtenían uisge beatha, que significa agua de vida. Para ellos, esta bebida era un regalo de los dioses que calentaba en las frías noches de invierno y revivía a los muertos.

En la antigüedad, el vino era la bebida alcohólica preferida, y el whisky no empezaría a producirse como tal hasta el siglo XV, en el que los escoceses perfeccionaron y refinaron el proceso. Entonces fue cuando se empezaron a desarrollar las variedades de whisky que existen hoy en día, que se cuentan por centenas.

La primera gran producción se produjo en el año 1494, en el que el fraile Juan Cor logró una producción de 1400 litros, que se difundió como antídoto contra la pena. Lo consumían en su gran mayoría personas que habían perdido a familiares o seres queridos, sobre todo en funerales. Brindar por los que ya no están, con el tiempo, se convirtió en acto de alegría.

En Bar No Sweat puedes degustar diferentes tipos de whisky. No dudes en comprobarlo.